Ortega vota en su farsa, ataca opositores y arremete contra EE.UU.

La jornada electoral inició con escasa participación de los votantes, mientras que los centros de votación estuvieron rodeados de paramilitares y oficiales de la Policía Nacional. DIVERGENTES pudo verificar cómo militantes sandinistas acarrearon votantes y se impidió la cobertura periodística de los medios de comunicación independientes, mientras Ortega justificaba el arresto de opositores

Daniel Ortega y Rosario Murillo tras votar en las cuestionadas elecciones que la oposición perseguida cataloga como "farsa". Foto de Presidencia.

Después de depositar su voto, junto a su esposa y compañera de fórmula, Rosario Murillo, el comandante Daniel Ortega dijo este domingo por la tarde que “el voto no mata a nadie”, para referirse a la crisis política que estalló en Nicaragua en abril de 2018. “El voto no llama a hacer tranques, a que se paralice la economía y no llama al terrorismo”, agregó Ortega, quien justificó el arresto de los siete precandidatos, líderes opositores y el proceso sin competencia que se desarrolla con una baja participación de electores. 

El mensaje central del discurso de Ortega estuvo dedicado en descalificar a los ciudadanos que se manifestaron a partir de abril de 2018, y que pidieron su renuncia. Para Ortega, los manifestantes son “terroristas” y de esa manera justificó la masacre que cometió contra más de 300 ciudadanos nicaragüenses ,que fue calificada por un grupo de expertos independientes de la Organización de Estados Americanos (OEA) como “crímenes de lesa humanidad”. “Logramos poner fin al terrorismo y restablecer la paz, estabilizar la paz”, agregó.

Ortega dijo que los más de 150 presos políticos, que todavía mantiene en las cárceles son “terroristas que siguen conspirando”, porque “no quieren la paz y son sembradores de muerte, de odio, de terror”. El mandatario dijo que los presos políticos, entre ellos los 39 detenidos en este período electoral, “no querían que se realizaran estas elecciones el día de hoy”. El caudillo sandinista sostuvo que estos detenidos son “demonios que optan por la guerra, por la descalificación para que Nicaragua se vea envuelta en enfrentamientos violentos”.

El mandatario puso de ejemplo a los ciudadanos estadounidenses que capturaron a las autoridades de ese país después de que tomaron el Capitolio de Estados Unidos, durante las protestas que hicieron los fanáticos de Donald Trump por un supuesto fraude electoral en las elecciones del año pasado. “Lo calificaron como actos de terrorismo, que no tienen nada que ver con los actos de terrorismo que financiaron ellos (Estados Unidos), en abril de 2018”, dijo Ortega, y agregó: “En Estados Unidos está abierto ese proceso (judicial), que tanto derecho tienen ellos para abrir procesos contra los terroristas, como derecho tenemos los nicaragüenses para abrir procesos contra los terroristas para defender la paz”.

Paramilitares y filas cortas

Paramilitares en un centro de votación en Managua le toman foto al equipo de Divergentes.

En la mañana de este domingo siete de noviembre, DIVERGENTES realizó un recorrido por diferentes puntos de Managua, Matagalpa y Granada, y constató una participación escasa de ciudadanos en los centros de votación. La mayoría de los entrevistados afirmó ser simpatizante del Frente Sandinista, partido de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que participó en estas votaciones sin competencia, después que inhibió a los partidos políticos de oposición y apresó a los líderes políticos. 

Los primeros en salir a votar fueron simpatizantes sandinistas, pero luego los centros de votación quedaron desiertos. 

Además de la afluencia baja de votantes, en las esquinas de los centros de votación se vio presencia de paramilitares, en motocicletas, de chaquetas, gorras y usando teléfonos celulares. Uno de ellos siguió al equipo periodístico de DIVERGENTES cuando llegó a la escuela Luis Alfonso Velázquez, de la colonia Máximo Jerez. 

“Siempre está la opción de votar en la dos (casilla del Frente Sandinista)”, dijo una señora, con los dedos índice y grande alzados, al salir del centro de votación del colegio Cristo Rey, en el barrio Jorge Dimitrov de Managua. En este centro se impidió la entrada a un equipo de DIVERGENTES cuando llegó un grupo de acompañantes electorales. Sin embargo, los periodistas oficialistas lograron ingresar y entrevistar a estos funcionarios extranjeros invitados. 

Un centro de votación en la ciudad de Granada. Divergentes.

En Matagalpa, un equipo de DIVERGENTES fue expulsado por dos operadores del Frente Sandinista. Ambos cuestionaron el por qué tomamos fotos y entrevistamos a los votantes que salían de las urnas.

“Va jalado, va jalado. Nada tenés que andar haciendo aquí”, espetó uno de los operadores, mientras hacía señales a otros sujetos para que llegaran al punto. En los demás centros de votación también se prohibió la entrada al equipo periodístico.  

Un equipo de este medio de comunicación grabó el momento en que microbuses interlocales, que cubren la ruta de Granada- Managua, llevaron a unas diez personas, entre ellas una mujer mayor de edad y discapacitada al centro de votación habilitado en el antiguo cuartel de La Pólvora, en Granada. Mientras que al Centro Tecnológico Pedro Aráuz fueron trasladados miembros de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua y otros simpatizantes sandinistas. 

“Acarreadores”

Una militante sandinista entrevistada por la cadena Telemundo dijo que tenían 27 personas dedicadas a movilizar votantes a las urnas en el barrio Edgard Lang de Managua. “A nosotros nos dan un listado de las personas. A las personas de ese listado les hicimos tres visitas. Entonces, nosotros llegamos y les decíamos “en esta junta va a votar usted”, dijo la simpatizante, que además explicó que tenían disponibles caponeras, vehículos y sillas de ruedas para movilizar a las personas. 

Una de las acarreadoras del régimen entrevistada por Confidencial.

En Granada el turismo no descansó este domingo: algunos restaurantes, tour operadoras y hoteles tienen abiertas sus puertas para atender a extranjeros y nacionales. En la calle más turística de la ciudad colonial, La Calzada, hay poca afluencia de turistas pese a que todos los negocios se encuentran abiertos. En las diferentes iglesias católicas coloniales hay misa. La asistencia en los centros religiosos, e incluso, en el mercado municipal es mucho mayor, en comparación con los centros de votación. 

Policías votan y después patrullan 

Centro de votación ubicado en el Colegio José Antonio Hooker, en el barrio La Primavera, en Managua.

En Matagalpa los oficiales de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) de la Policía Nacional, un brazo represor del régimen Ortega-Murillo, eran los que hacían filas en las mañana. Este medio observó patrullas acarreando a los policías hasta los centros de votación. Los oficiales votaron y luego se dedicaron a patrullar la ciudad. 

Los pocos asistentes en las Juntas Receptoras de Votos que visitó el equipo de DIVERGENTES desistieron de hablar con los medios de comunicación. Sin embargo, algunos de los entrevistados respondieron las preguntas de los periodistas: “Muy bien, estaba bien, pero voy rápido, no me puedo quedar”, dijo un poblador.

La mayoría de los votantes en Matagalpa eran adultos de la tercera edad. Javier Blandón, de 77 años, no quiso responder sobre los siete precandidatos presos y los opositores detenidos. 

“La gente no va a venir, porque no está de acuerdo con todo lo que han hecho. Yo vine a votar nulo, pero no puedo andar divulgando esto”, dijo una ciudadana que omitió su nombre por temor. 

Sandinistas han “coaccionado el voto”

Este domingo, el observatorio multidisciplinario Urnas Abiertas señaló al régimen sandinista de “coaccionar el voto”.  Según el observatorio, las estrategias del FSLN incluyen un “plan de movilización, visitas casa a casa, pagos de 500 córdobas (14,12 dólares) por votar a favor Ortega, oferta de beneficios sociales, petición de fotografías para demostrar la participación en las elecciones, amenazas, y visitas personales de funcionarios públicos para pedir el voto”.

Según Urnas Abiertas, un total de 1.656 hechos de violencia política ocurrieron en Nicaragua en el contexto del año electoral, es decir, en los últimos 12 meses.

Como no podría ser de otra manera, previo a las elecciones, la Unidad Azul y Blanco y la Alianza Cívica denunciaron que, al menos, 12 de sus líderes territoriales fueron detenidos por la policía del régimen Ortega-Murillo. Mientras que el Monitoreo Azul y Blanco (MAB) registró 54 incidentes relacionados a violaciones de derechos humanos, entre el día viernes cinco y hasta la tarde del sábado seis de noviembre.

Muammar Vado, miembro de Unamos, subió un video en su estado de WhatsApp, segundos antes que la Policía entrara a su casa para secuestrarlo. “Están a punto de secuestrarme y estoy lleno de energía y fuerza, fortaleza, vamos a lograr la victoria”, dijo Vado. 

Nuestro editorial: