Policía secuestra a las últimas voces de la Curia de Matagalpa

La noche del domingo el régimen ordenó a la Policía secuestrar a dos periodistas que mantenían vivas las páginas de los medios de comunicación de la diócesis matagalpina, en las que a diario se demandaba la liberación del obispo Rolando Álvarez, quien se encuentra en “resguardo domiciliario” desde el nueve de agosto, cuando la dictadura lo sacó por la fuerza de la Curia Episcopal

Manuel Obando, periodista de la Diócesis de Matagalpa detenido por la Policía la noche del domingo. Redes sociales

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo dio un nuevo golpe a la Diócesis de Matagalpa, dirigida por monseñor Rolando José Álvarez, al secuestrar a los periodistas Manuel Obando Cortedano y Wilberto Artola, dos de las voces que mantenían activas las páginas de los medios de comunicación de esa Diócesis, en las que se rogaba constantemente por la liberación del jerarca católico y demás religiosos detenidos desde agosto pasado.

Fuentes eclesiales de la zona confirmaron a DIVERGENTES el secuestro de ambos comunicadores. En el caso de Obando, es el director y asesor de los medios de comunicación de esa diócesis matagalpina. Además, se conoce que es una persona cercana al obispo Álvarez y lo acompañaba en las actividades que el religioso realizaba.

Mientras que Artola era el encargado de noticias del canal católico Tv Merced, el cual funcionaba a través de las redes sociales tras la clausura ordenada por el régimen sandinista a través del Instituto de Telecomunicaciones y Correos de Nicaragua (Telcor).

El secuestro de los periodistas ocurrió la noche del domingo 11 de diciembre. Una de las fuentes religiosas señaló que, en el caso de Obando, al momento de la detención iba saliendo de su casa junto a su cuñado Luis Pérez, a quien la Policía también capturó y lo puso en libertad horas más tarde. El operativo estuvo acompañado por un desproporcionado despliegue de oficiales.

“Ellos ni sabían quién era Manuel, se los llevaron a los dos, y quienes andan con los policías no son de aquí (Matagalpa), pero los paramilitares sí y son los que andan en motos señalando (identificando) quién es quién”, señaló una de las fuentes.

El abogado Yader Morazán, exfuncionario del Poder Judicial, denunció que la mañana de este lunes la Policía allanó la casa de María Victoria Pérez, esposa de Obando y abogada de la Diócesis de Matagalpa. Según la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN) ella también fue detenida.

Aunque se desconoce oficialmente las razones de la detención de los comunicadores, una de las fuentes eclesiales especula que se debe por “intereses de información” por parte del régimen y porque mantenían activas las redes sociales de la Diócesis “en favor de monseñor Rolando Álvarez”.

“Manuel se confió, lo tenían vigilado y él estaba administrando la página de la Diócesis desde su casa, iba a misa y siempre lo vigilaban, hasta ayer que lo secuestraron”, señaló otro de los religiosos.

Según el medio Confidencial, la Policía también anduvo tras la búsqueda de otros extrabajadores de los medios de la Diócesis para capturarlos.

De momento la Policía no ha informado del paradero de los detenidos, sin embargo, las fuentes informaron que sus familiares ya se encuentran gestionando con las autoridades para conocer los motivos de los secuestros y confirmar si se encuentran en la delegación policial de ese departamento o fueron remitidos a Managua.

Suman diez miembros de la diócesis detenidos

Wilberto Artola, periodista del Canal Tv Merced, detenido por la Policía la noche del domingo. Redes sociales

Con Obando y Artola, el régimen Ortega-Murillo ya eleva a diez la cifra de integrantes de la Diócesis de Matagalpa detenidos en los últimos meses. En septiembre fueron acusados cuatro sacerdotes, dos seminaristas y un camarógrafo. Todos se encuentran en la cárcel por los presuntos delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas.

Álvarez junto al grupo de religiosos fue sacado por la fuerza de la Curia Episcopal de Matagalpa el 19 de agosto. Todos estuvieron retenidos por 15 días hasta que un contingente de la Policía los sacó por la fuerza y los trasladó a Managua. Los sacerdotes y laicos fueron llevados a las celdas El Chipote, mientras que monseñor permanece bajo “resguardo familiar”.

El régimen inició la represión contra los medios de comunicación de la Diócesis de Matagalpa en junio pasado, cuando ordenó a Telcor cerrar el Canal Tv Merced, administrado por el obispo Álvarez.

A inicios de agosto la dictadura continuó con la censura a los medios católicos y ordenó al mismo ente regulador sacar del aire a diez emisoras pertenecientes a la diócesis matagalpina, entre ellas Radio Hermanos, Radio Santa Lucía de ciudad Darío, Radio Católica de Sébaco, Radio Nuestra Señora de Lourdes de La Dalia, Radio Nuestra Señora de Fátima de Rancho Grande, Radio San José de Matiguás, entre otras.