OEA encomienda a Almagro solicitar una reunión con el régimen Ortega-Murillo

El organismo internacional aprobó una nueva resolución en contra del régimen, en la que llama a liberar a los presos políticos y gestionar una reunión para acordar reformas electorales, revocación de leyes y celebrar nuevos comicios presidenciales. El secretario general, Luis Almagro tiene nueve días para presentar un informe sobre estas gestiones diplomáticas.

El secretario general tiene nueve días para presentar un informe sobre estas gestiones diplomáticas. Foto. EFE

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este miércoles ocho de diciembre una nueva resolución sobre la crisis de Nicaragua en la que encomendó al secretario general, Luis Almagro, a que solicite una reunión de urgencia al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo para que acepte una misión de “buenos oficios” para restablecer el cumplimiento de la Carta Democrática Interamericana cuanto antes. 

El documento da un plazo a Almagro para que brinde un informe sobre estas gestiones diplomáticas al Consejo Permanente a más tardar el 17 de diciembre. La reunión debería de llegar a un acuerdo sobre tres puntos: “la realización de reformas electorales integrales, la revocación de todas las leyes que restrinjan la participación política y limiten los derechos humanos de una manera contraria a las obligaciones internacionales de Nicaragua”. Además, un “diálogo de todos los partidos políticos y otros actores con el objetivo de celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias tempranas que sean libres, imparciales, transparentes y con observación internacional creíble”. 

La resolución fue aprobada con 25 votos a favor, ocho abstenciones y un voto en contra. Los países que se abstuvieron fueron Argentina, Belice, Bolivia, Honduras, México, San Cristóbal y Nieves, y San Vicente y las Granadinas. El único voto en contra fue el de Nicaragua.

La resolución del Consejo Permanente concluyó que Nicaragua no está cumpliendo con los compromisos asumidos en la Carta Democrática Interamericana. Además, instó al régimen Ortega- Murillo a que libere a los más de 150 presos políticos, entre los cuales están los 50 que capturó en el período electoral. 

El régimen Ortega-Murillo desde el pasado 19 de noviembre oficializó el proceso de salida de Nicaragua ante la OEA, al denunciar la Carta Constitutiva bajo alegatos de “injerencismo”. Según los analistas, tienen que pasar dos años en los que el país debe saldar todos sus acuerdos y compromisos con el sistema. Incluso, la medida es tan compleja que la aplicación de la Carta Democrática es más fácil y viable.

Canadá: “Estamos listos para restablecer democracia”

La delegación de Nicaragua rechazó la resolución aprobada este miércoles. “El único propósito es continuar agrediendo al pueblo nicaragüense”, dijo Michael Campbell, representante nicaragüense. “Exigimos a los representantes que guarde un respeto irrestricto a los principios de la soberanía nacional”, agregó Campbell. 

El embajador de Canadá, Hugh Adsett, dijo que hay que realizar cualquier esfuerzo disponible para presionar a Daniel Ortega para que cumpla los compromisos democráticos. “Estamos listos y dispuestos para restablecer la democracia en Nicaragua”, dijo Adsett. 

El representante de Estados Unidos, Bradley Freden, manifestó que la región y la comunidad internacional tienen que apoyar el derecho del pueblo nicaragüense de elegir de forma libre a sus gobernantes. “Esperamos con interés el informe del secretario general (Luis Almagro) sobre las soluciones democráticas de esta crisis institucional”, enfatizó Freden. “Llamamos a liberar a todos los presos políticos”, concluyó el representante de EE.UU. 

El embajador de Antigua y Barbuda, Ronald Sanders, manifestó que está resolución no está interfiriendo ni interviniendo en los asuntos internos de Nicaragua. “Lo que estamos debatiendo es la respuesta a las violaciones de nuestra Carta”, agregó Sanders.  

México: “Otra resolución sin resultados”

Héctor Arce, embajador de Bolivia, dijo que se abstuvo porque considera que solicitar reformas electorales, revocación de leyes y desconocimiento de elecciones irrespeta “la autodeterminación de los pueblos como base de los sistemas interamericanos”. 

En tanto, la embajadora de México, Luz Elena Baños, dijo que ningún proceso de diálogo puede darse si una de las partes considera “inaceptable a otra de las partes”. Baños expresó “lamentamos la resolución aprobada (este miércoles). Es una más sin resultados, puesto que ignora que el interlocutor designado no cuenta con las credenciales mínimas para procurar un diálogo constructivo y viable”.

Siga leyendo: