Presentan retrato hablado de Miguel Mendoza para presionar al régimen que lo muestre

Entre el martes 30 y miércoles 31 de agosto, el régimen Ortega-Murillo ha exhibido en los Juzgados de Managua a 20 presas y presos políticos. Los familiares del cronista deportivo señalan que con esta publicación buscan demostrar su deterioro físico después de 14 meses de encierro en las celdas de El Chipote


Un Miguel Mendoza delgado, con pronunciadas ojeras y piel pálida es la única referencia que se tiene del periodista y preso político del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. A más de un año de su encarcelamiento, este miércoles los familiares, en conjunto con diversas organizaciones, presentaron un retrato hablado que puede dar una aproximación de la condición de salud del cronista deportivo.

El retrato del periodista deportivo es parte de la campaña de la plataforma “Sé Humano”, impulsada por familiares de Mendoza y respaldada por la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN).

“A través del retrato hablado, mostramos el deterioro físico de Miguel (Mendoza) a causa de las condiciones inhumanas e injustas en la que lo tienen sometido”, expresó bajo anonimato a DIVERGENTES un familiar del preso político, quien espera que, tras la publicación de este retrato, las autoridades muestren públicamente al periodista.

Entre el martes 30 y miércoles 31 de agosto, el régimen Ortega-Murillo ha exhibido en los Juzgados de Managua a 20 presas y presos políticos, entre ellos precandidatos presidenciales, disidentes sandinistas, líderes estudiantiles y empresarios. Aunque la intención del régimen era promover su “buen estado de salud”, lo cierto es que las fotografías publicadas por los medios oficialistas evidenciaron la desnutrición y deterioro físico de la mayoría de los opositores.

En una conferencia de prensa organizada por PCIN, Pedro Vaca, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), señaló que la situación de los presos políticos en Nicaragua provoca un “dolor prolongado”, que va en contra de los estándares interamericanos de derechos humanos.

“Miguel Mendoza es un ejemplo de valentía, un ejemplo de personas que, por alzar su voz en contra de hechos reprochables, autoritarios, de violación de derechos humanos, los ha llevado a un costo altísimo que no solo implica la privación a la libertad, sino que implica el cercenar a la ciudadanía el derecho a ser informada, que implica un deterioro de relaciones humanas…”, expresó Vaca.

El relator destacó la importancia de promover este tipo de iniciativas que dan cuenta del deterioro físico que sufren los presos políticos en las cárceles de Nicaragua, al tiempo que ayudará a la denuncia y condena de los responsables de estas violaciones.

“Ninguna de las personas, en el marco de los estándares internacionales de derechos humanos, debe ser sometida a un proceso de deterioro tan drástico por cuenta de pensar distinto”, señaló Vaca. 

Condenado por opinar

Mendoza tiene una larga trayectoria periodística y ha cubierto los principales hitos deportivos del país, por eso es una figura reconocida. Después de abril de 2018, el cronista deportivo decidió romper con esa tradición de los cronistas deportivos de no “meterse en política”, y hasta el día de su ilegal captura, cuestionó duramente la represión gubernamental de la pareja Ortega-Murillo.

La doctora Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), organización aniquilada por la dictadura en el 2018, también consideró oportuna la publicación del retrato hablado de Mendoza, ya que esto le dará la razón a la familia una vez que el oficialismo decida mostrarlo públicamente.

“Miguel Mendoza se encuentra prácticamente secuestrado dentro de los centros de tortura, porque yo ya no le llamo cárceles… Silenciar a una persona es casi un crimen, pero hacerlo con un periodista que precisamente es su forma de ser, es mucho más cruel”, expresó Núñez.

En reiteradas ocasiones la familia del cronista deportivo se ha mostrado preocupada por su estado de salud, ya que Mendoza es un paciente diabético que padece de ácido úrico e hipertensión y las autoridades no le brindan una atención adecuada.

“Condenamos las violaciones de derechos humanos que se han cometido contra él… hasta hoy no le han permitido siquiera que su abogado se reúna con él y menos con su hija Alejandra de ocho años, que tenga una mínima comunicación con su padre… Nos preocupa su estado de salud y la deficiente atención médica que recibe en la DAJ (Dirección de Auxilio Judicial)”, manifestaron familiares del reo político a través de una carta leída por el periodista Cristopher Mendoza.