“Todos somos prisioneros de la misma dictadura”, denuncian familiares de presos políticos en New York

Durante el evento “Retratos Humanos: Historias de Presos Políticos en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, una representación de familiares de opositores detenidos compartió su testimonio ante un foro internacional y expuso las condiciones en las que se encuentran los reos de conciencia después de más de un año de secuestro en las celdas de El Chipote

Victoria Cárdenas, esposa del precandidato presidencial Juan Sebastián Chamorro. Captura de pantalla

Aunque el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo solo mantiene en las cárceles a más de 200 presos políticos, en Nicaragua todo un país vive bajo un “Estado de terror” que se ve reflejado en el silencio de la sociedad, las múltiples violaciones de derechos humanos y el exilio forzado de miles de compatriotas. “Todos, de alguna manera, somos prisioneros de la misma dictadura”, expuso este lunes Renata Holmann, hija del reo de conciencia Juan Lorenzo Holmann, durante un evento realizado en Nueva York.

Junto a Renata, Victoria Cárdenas, esposa de Juan Sebastián Chamorro, fueron las representantes de Nicaragua en el evento “Retratos Humanos: Historias de Presos Políticos en Cuba, Nicaragua y Venezuela”, realizado por la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF) en el marco de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La hija del gerente general de La Prensa, secuestrado por el régimen sandinista el 14 de agosto de 2021, se mostró preocupada por el deterioro físico de su padre y dijo sentir temor por su vida, debido a las condiciones carcelarias que se encuentra y la falta de atención médica por parte de las autoridades.

“Es muy difícil poner en palabras lo que ha sido vivir esta realidad. Desde el momento que fue detenido (Juan Lorenzo Holmann) he tenido miedo por su vida, me aterra no volver a verlo; siento que va a morir en las celdas de El Chipote a pesar de ser inocente”, declaró Renata.

También dijo sentir temor por sus familiares que actualmente residen en Nicaragua, debido a que en las últimas semanas el régimen Ortega-Murillo ha dirigido la persecución y arrestos contra los parientes de los opositores. “Creo que nunca podré regresar a mi casa, a mí país”, expresó Renata. 

La joven activista urgió a la comunidad internacional utilizar todos los mecanismos legales y diplomáticos que están a su disposición para restablecer la democratización en el país y lograr la liberación de los presos políticos.

“Demando que el régimen restaure la libertad de prensa y ponga un alto a los ataques y persecución contra periodistas que buscan la democracia, la justicia y la libertad”, añadió.

“Nicaragua suena bien bajito”

Policías impiden una procesión católica en la ciudad de Masaya este 19 de septiembre. EFE.

Durante su participación en el panel realizado en Nueva York, la esposa de Juan Sebastián Chamorro recordó la frase “Nicaragua suena bajito”, de un periodista mexicano, para invitar a la comunidad internacional que se una a la demanda de libertad por Nicaragua.

“Es una frase tan fuerte que se me quedó guardada. Así como a Nicaragua le duele respirar, creo que eso lo compartimos los tres países (Cuba, Venezuela y Nicaragua). Nos duele respirar, nos duele vivir una vida cotidiana”, manifestó Cárdenas.

La activista destacó que, aunque como familiar de un preso político le es difícil contar estas historias, por otro lado la compromete a seguir alzando su voz “para que estas injusticias cesen y todos nuestros familiares y presos políticos sean libres”. Cárdenas, exiliada en Estados Unidos, lleva más de un año de no tener contacto con su esposo.

“Por esas más de 200 personas que están presas por razones políticas es que estoy aquí, para alzar mi voz por todos y todas, a los que mantienen silenciados de una manera tan brutal y cruel. Como madre y esposa los invito a unirse a este grito de libertad para lograr su liberación inmediata incondicional y con garantías”, expuso.

Entre el 30 de agosto y 1 de septiembre, el oficialismo hizo desfilar en la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Managua a 27 presos políticos detenidos en El Chipote; entre ellos Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Lesther Alemán, Juan Lorenzo Holmann y la exguerrillera sandinista Dora María Téllez.

En las imágenes difundidas por los medios oficialistas se pudo observar a los presos políticos con la vestimenta azul de presidiarios, con apariencias físicas similares a las descritas por sus familiares con anterioridad en los retratos hablados, es decir, bajos de peso y demacrados.

“Detenidos por expresarse”

Ilustración de Divergentes.

Marcela Escobari, administradora asistente de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (USAID, por sus siglas en inglés), señaló que los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela se mantienen en el poder silenciando a la sociedad y degradando el espíritu humano, al punto que los ciudadanos se vuelven ajenos al sufrimiento y evitan hablar. La funcionaria ve con urgencia alzar la voz para restaurar los derechos humanos que han sido privados en estos tres países.

“Los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela persiguen, acosan y encarcelan a los individuos porque expresan sus puntos de vista”, dijo Escobari.

Añadió que las condiciones y el abuso físico y psicológico que son sometidos los presos políticos es una alarma para la USAID. “La ausencia de atención médica, de alimentos, de no permitir las visitas de familiares o defensa legal, constituye un tratamiento cruel, inhumano y degradante hacia el derecho internacional”, señaló.

El panel se realizó en coordinación con Cuba Decide, la plataforma Sé Humano y Justicia, Encuentro y Perdón. En la actividad estuvieron representantes de gobiernos, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y defensores de derechos humanos.

Los familiares de presos políticos de los tres países en mención pudieron dar sus testimonios sobre las condiciones de sus parientes, y pidieron a la comunidad internacional mayor presión para lograr la libertad y democratización.