“Suyen estaba muy feliz”. La presa política logra hablar con su hijo después de 561 días

Entre el 24 y 25 de diciembre, la dictadura nicaragüense autorizó la treceava visita a los familiares de presos políticos, en ocasión a las festividades navideñas. La pequeña Alejandra, hija del cronista deportivo Miguel Mendoza, también pudo abrazar nuevamente a su padre en “El Chipote”

Ilustración por Divergentes

Después de 561 días de total incomunicación, este 25 de diciembre la presa política Suyen Barahona, detenida en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocidas como El Chipote, finalmente pudo acceder a una llamada con su hijo de cinco años, con quien no ha tenido ningún contacto desde junio de 2021, cuando la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo la secuestró.

Entre el 24 y 25 de diciembre, la dictadura nicaragüense autorizó la treceava visita a los familiares de presos políticos, en ocasión a las festividades navideñas. Aunque a inicios de mes Barahona pudo ver cinco fotos de su niño, la emoción en el último encuentro fue mayor, cuando se comunicó en tiempo real y pudo ver el rostro de su pequeño a través de la pantalla de un teléfono celular. 

“Suyen estaba muy feliz. Después de más de un año y medio sin verle ni oírle, puede imaginarse la alegría”, relató escuetamente a DIVERGENTES César Dubois, esposo de Barahona.

A través de una nota de prensa, los familiares de la rea política, quien es presidenta de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), antes llamado Movimiento Renovador Sandinista (MRS), informaron que durante la visita hubo un trato “respetuoso” de las autoridades, una actitud similar a la que mostraron en el encuentro del siete de diciembre, cuando incluso solicitaron a los familiares llevar ropa elegante para los opositores.

“Esperamos que esta siga siendo la práctica diaria y que la comunicación continúe fluyendo, según derecho, y para el bienestar del niño”, solicitó al respecto la familia de Barahona.

En febrero de este año, tras ocho meses en prisión, la presidenta de Unamos fue condenada por el régimen Ortega-Murillo a ocho años de cárcel tras ser declarada culpable del delito de menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y de la sociedad.

“Suyen se encontraba con su usual fortaleza de espíritu. Por supuesto, el mayor anhelo tanto de su pequeño como de la familia sigue siendo el abrazarla en libertad, porque Suyen y las más de 230 personas presas políticas son inocentes”, señaló la familia.

Barahona pertenece a una lista de más de 230 nicaragüenses considerados presos políticos del presidente Ortega, entre los que se encuentran líderes opositores, estudiantiles, campesinos, empresarios, periodistas y profesionales independientes, incluidos siete disidentes que aspiraban a competir por la Presidencia en las elecciones generales de noviembre 2021.

“Mi corazón está feliz”

La pequeña Alejandra, de ocho años, también pudo ver nuevamente el 25 de diciembre a su papá, el cronista y preso político Miguel Mendoza. “Se sintió la niña más feliz del mundo”, informó la familia, quien agradeció a Dios, porque después de tanto sufrimiento por los meses de incomunicación entre padre e hija, las oraciones han sido escuchadas.

“Para la honra y gloria de Dios volvió a compartir con él y se sintió la niña más feliz del mundo. Le expresó muchas veces: ‘Papi, estoy emocionada, no puedo creer que estamos juntos nuevamente. Mi corazón está feliz, está palpitando muy rápido. ¡Te amo papi!’”, le decía Alejandra a su padre durante la visita.

La visita familiar duró cuatro horas. Además de Alejandra, esta vez también pudieron visitarlo cuatro hermanos y un sobrino, quienes lo habían visto por última vez el 14 de junio de 2021. “Ya se imaginarán cómo se sintió Miguel. Estaba sorprendido al verlos y contento a la vez”, comentó la familia durante una publicación en redes sociales.

“Los días en ese encierro, sin leer y escribir, son desesperantes. Pero nuestra fe está puesta en el Dios del universo y sabemos que el milagro de su libertad llegará pronto. (Amén)”, alentó la familia, sin brindar mayores detalles del estado físico y de salud del cronista deportivo.

Mendoza fue capturado en junio de 2021 durante la ola de secuestros de opositores de diversos sectores de la sociedad. El cronista deportivo fue condenado por conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional.

Mora también ve a Miguelito

En la ronda de visitas, el periodista Miguel Mora, director de 100% Noticias, también pudo reencontrarse por segunda ocasión con su hijo “Miguelito”, un joven de 21 años que tiene una discapacidad motora. La última vez que padre e hijo se vieron fue el siete de diciembre.

En el reciente encuentro Mora y su hijo pudieron compartir alimentos, cantaron, se abrazaron, lloraron… Incluso, el joven le mostró con orgullo las nuevas habilidades que aprendió durante el año. En la visita también pudo estar presente doña Auxiliadora Barberena, madre del empresario, y sus otros hijos.

Mora fue detenido el cinco de junio de 2021, bajo acusaciones de “conspirar para cometer menoscabo a la integridad nacional”, el supuesto delito por el que fue condenado a 13 años de cárcel.

El empresario fue uno de los siete aspirantes opositores encarcelados por la dictadura en pleno año electoral. Pertenecía al Partido Restauración Democrática (PRD), cuya personería jurídica fue despojada por el Consejo Supremo Electoral (CSE) en mayo de ese año. 

Los familiares de los reos de conciencia, y la misma Policía, confirmaron que habrá una visita el 31 de diciembre como parte de las festividades de Año Nuevo. Según datos del Mecanismo de Reconocimiento de Personas Presos Políticos en Nicaragua actualmente, se contabilizan 235 presas y presos políticos en las cárceles del régimen Ortega-Murillo.