Canciller de Petro confirma que gestionaron liberación de presos políticos de Ortega sin éxito

En una entrevista con un medio colombiano, el canciller Álvaro Leyva aseguró que Bogotá se unirá a otros 52 países para condenar las violaciones de derechos humanos cometidos por la dictadura sandinista. “De ninguna manera estamos con el señor Ortega”, dijo el alto funcionario. Sin embargo, no especifica el alcance o estado de “las gestiones”

El canciller de Colombia, Álvaro Leyva. EFE

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Álvaro Leyva, confirmó este viernes que el gobierno de Gustavo Petro realiza “gestiones humanitarias” para que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo libere a los presos políticos de Nicaragua. Asimismo, negó que la comunidad internacional “esté cuestionando la actitud de Colombia”, y declaró que otros países respaldan la actuación de Bogotá y que estos iban a “influir” para hacer recapacitar al mandatario sandinista, aunque esto, dice, “desafortunadamente no se ha logrado”. Tampoco aclaró el estado de las “gestiones”. 

“Yo recibí la llamada de una canciller de una de las repúblicas hermanas de Colombia diciendo que este es el momento preciso, ‘meta la mano, ayude a salvar vidas, ayude a que suelten a esa gente’ (presos políticos)”, dijo el canciller en una entrevista con el medio colombiano W Radio.

De esta manera Leyva se enfiló con las demandas de la comunidad internacional y la misma oposición nicaragüense que ha solicitado la liberación de más de 200 presos políticos, entre ellos varios precandidatos presidenciales; monseñor Rolando Álvarez, y la condena a las violaciones de los derechos humanos cometidos por la administración sandinista.

“Convoco a todos los países a que se muevan y asuman la misma actitud que Colombia ha asumido últimamente. El Estado tiene que manifestarse y el presidente Petro, representado por la Cancillería, debe de una vez manifestar claramente que de ninguna manera estamos con el señor Ortega, una cosa es una acción humanitaria y otra cosa es una confusión que desafortunadamente tenemos sobre una situación pendiente en la Corte Internacional”, manifestó el canciller. 

El funcionario también aclaró que la ausencia de Colombia en una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para condenar las violaciones de los derechos humanos en Nicaragua se debió precisamente a las acciones humanitarias que gestiona su país; aunque confirmó que el gobierno de Gustavo Petro rechaza dichas violaciones.

El pasado 30 de agosto el canciller colombiano aseguró en un comunicado que la ausencia de su país en la sesión de la OEA respondió a “razones estratégicas como humanitarias, pero no ideológicas”. Sin embargo, en ese momento no dejó claro si el presidente Gustavo Petro, de izquierda, tiene alguna intermediación con Managua ante la grave crisis de derechos humanos.

“Esa fue una sesión extraordinaria el 13 de agosto cuando nosotros estábamos viajando a Cuba. No había todavía decisiones respecto de cómo iba a ser la representación de Colombia en la OEA…Todo estaba en pañales”, dijo Leyva al medio colombiano, en alusión a que el presidente Petro apenas estaba “acomodándose” en sus funciones. 

Leyva insistió que esto no se trata de un asunto ideológico, sino de una lucha constante por la defensa de los derechos humanos y reiteró que si eso conlleva a tener que hacer diligencias con Ortega, “que se me hace que es uno de los hombres violadores por excelencia de los derechos humanos”, lo hará, “no pensando en el tema de las aguas pendientes por resolverse con Nicaragua, sino pensando en las vidas que están en peligro en la república de Nicaragua”.

El funcionario colombiano destacó que las cosas de orden público “no se pueden tratar a las patadas”, como lo ha venido haciendo el dictador Ortega, tampoco “metiendo a los amigos en la cárcel, ni acabando con las asociaciones nacionales defensoras de derechos humanos. “Esto ha sido una barbaridad”, lamentó.

Condena internacional 

Los presos políticos varones presentados por el régimen. Cortesía.

Leyva asimismo adelantó que Bogotá firmará una “moción” que surge en Ginebra para censurar a Nicaragua. “Son 53 países que van a manifestarse, Colombia está incluida. La resolución en Ginebra condena la violación de derechos humanos en Nicaragua. La voluntad se agota”, manifestó Leyva. 

El alto funcionario exhortó a los países a que dejen de un lado sus “preocupaciones” y se concentren en la “suerte” de los que están detenidos injustamente en las cárceles de la dictadura. Entre el 30 de agosto y 1 de septiembre el régimen exhibió a 27 opositores y evidenció el desgaste físico y mental que presentan después de más de 400 días de encierro. 

“Hay varios precandidatos, amigos de la revolución sandinista, amigos de Ortega, ¿esto qué es?, ¿nos vamos a quedar de brazos cruzados esperando que esta gente perezca, sufra?”, cuestionó el canciller colombiano. 

Por otro lado, señaló que no se debe confundir la intención que tiene el gobierno de Petro en favor de “la vida de la gente” con el rechazo a las violaciones de derechos humanos cometidos por la dictadura. 

“Esto no es de carácter ideológico, sino humanitario. Más temprano que tarde se debe resolver este tema. Colombia ha venido jugando a favor de la vida y la libertad de una gente que no tiene por que ser atropellada por el señor Ortega en Nicaragua, pero naturalmente acompaño la condena por los hechos que ocurren allá”, finalizó.