Caravana de migrantes encabezada por nicas se estrella en Guatemala

Tropas del Ejército y de la Policía de Guatemala acabaron con la caravana de migrantes que era encabezada por nicaragüenses que huyen de la situación derivada por el régimen que preside Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo. Fue dispersada entre Honduras y Guatemala. Cientos de migrantes regresarán “a su crítica realidad”, mientras algunos esperan cruzar por cerros y veredas. “Nicaragua se va a vaciar como Venezuela”, advierten

Honduras se ha convertido en las últimas décadas en un punto de tránsito de migrantes. EFE

En la madrugada de este domingo 16 de enero la caravana de migrantes– que salió el sábado y era encabezada por nicaragüenses– fue detenida por tropas del Ejército y de la Policía Nacional de Guatemala (PNC). Según reportó la agencia Associated Press, los agentes y soldados “rociaron gas lacrimógeno y utilizaron sus garrotes y escudos” sobre el grupo de migrantes que intentó romper un cerco en la carretera que une a ambos países, Honduras y Guatemala, en el sector de Vado Hondo. 

La periodista Claudia Mendoza, corresponsal de Univision en Honduras, informó que algunos migrantes todavía esperan “el momento oportuno” para cruzar por cerros y veredas. Sin embargo, la caravana terminó en el cerco entre Honduras y Guatemala. “Cientos de migrantes de regreso a su crítica realidad”, agregó Mendoza. 

De acuerdo a la información en medios de comunicación y los gobiernos de Honduras y Guatemala, la caravana migrante era integrada por más de mil personas, entre ellas, nicaragüenses, hondureños, salvadoreños, entre otras nacionalidades. El medio hondureño, Contracorriente, dijo que  “la mayoría de este grupo son ciudadanos nicaragüenses que huyen del régimen de Daniel Ortega. Cruzaron por puntos ciegos la frontera entre Honduras y Nicaragua”. “Nicaragua se va a vaciar como Venezuela”, advirtieron los nicas en la caravana. 

Después de las acciones del Ejército y la Policía contra la caravana, los migrantes se dispersaron y ahora intentan avanzar en grupos pequeños. Las autoridades guatemaltecas informaron que mantienen el control en carreteras para detenerlos y regresarlos.

La Policía Nacional Civil de Guatemala dijo que “ha sido necesario el uso de medios disuasivos para disipar a los extranjeros, que se estima pueden ser hondureños y de otras nacionalidades, y que han agredido con palos, piedras y envases a las autoridades nacionales”. Durante los incidentes, siete agentes y ocho soldados resultaron heridos por las piedras y palos que lanzaron los integrantes de la caravana. Se desconoce el número de inmigrantes lesionados.

“Algunos estaban visiblemente lesionados por golpes de garrotes. Un hombre, quien no dio su nombre, se reclinó contra un muro cerca de la policía con un vendaje en la cabeza”, escribió un corresponsal de AP. 

Nicas huyen de la crisis económica

La mayoría de personas en la caravana provienen de Nicaragua y Honduras. Alrededor de unas 600 personas caminaron a la frontera, la mayoría ingresó a territorio guatemalteco. Corinto entre Honduras y Guatemala. 15 de enero de 2022. Foto: Antonio Gutierrez | Contracorriente.

La caravana se iba a convertir en el primer grupo masivo de extranjeros que iba a desafiar el Protocolo de Protección del Migrante (MPP) de Joe Biden, eliminado en febrero del año pasado pero restituido en diciembre. 

Las caravanas migrantes que salieron de Honduras desde 2018 eran integradas por ciudadanos de ese país, pero luego se le han ido uniendo personas de Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Sin embargo, el año pasado Estados Unidos fue el destino con más auge para los nicaragüenses.

Desde la crisis de 2018 se ha registrado un aumento sostenido de nicaragüenses en la frontera con Estados Unidos, que evidencia la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018 y que se agravó el año pasado con la cascada de arrestos a dirigentes opositores en el marco del contexto electoral, según informó en noviembre el organismo de derechos humanos, Nicaragua Nunca Más. 

Entre enero y octubre de 2021, Estados Unidos registró más de 58 mil aprehensiones de migrantes nicaragüenses que ingresaron de forma irregular a ese país, cuando en 2017, un año antes de la crisis política de 2018, se registraban apenas mil aprehensiones de nicaragüenses, de acuerdo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

El aumento de las aprehensiones en la frontera con Estados Unidos se notó a partir de julio del año pasado, después de la arremetida del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra los líderes de la oposición. Esto sepultó las esperanzas de unas elecciones libres que hubiera propiciado un cambio de gobierno. 

El Diálogo Interamericano  estimó que en 2021 unos 100 mil nicaragüenses, un 2% de la población total, migraron debido al deterioro económico y el fraude electoral que perpetuó la pareja de mandatarios. Se estima que más de 60 mil escogieron a Estados Unidos como destino, mientras 40 mil huyeron hacia Costa Rica. Estos datos reflejan el poco impacto que tuvo el crecimiento económico que registró la administración sandinista en 2021. 

En la caravana iban varios grupos de nicaragüenses, conformados por hasta 16 personas, en su mayoría familiares, quienes coincidieron que salieron huyendo de su país porque no soportan la situación derivada por el régimen que preside Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo.

Siga leyendo: