EE.UU. considera dejar de importar azúcar para “movilizar” a Carlos Pellas

La medida significa un golpe fuerte para presionar a Carlos Pellas, uno de los hombres más ricos del país y magnate azucarero, quien ha guardado silencio después que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo aplastó las protestas de 2018 a sangre y fuego. Se eliminaría un subsidio estadounidense de millones de dólares anuales

El empresario Carlos Pellas, presidente de la industria azucarera San Antonio. EFE | Archivo.

La agencia Associated Press (AP) reveló este viernes que Estados Unidos está considerando expulsar a Nicaragua del Tratado de Libre Comercio (RD-Cafta) o dejar de importar ciertos productos, como el azúcar. Esta medida golpearía directamente a Carlos Pellas, uno de los hombres más ricos del país y dueño de la más grande productora de azúcar de Nicaragua. 

“Elegir el azúcar podría ser una forma de movilizar a Carlos Pellas, el hombre más rico de Nicaragua y dueño del mayor productor de azúcar. Pellas fue uno de los firmantes de una carta abierta de los empresarios tras las protestas antigubernamentales de 2018, en la que se pedía a Ortega que adelantara las elecciones. Advirtió que el modelo económico del país estaba en quiebra. Pero se ha mantenido al margen, al menos públicamente, desde que Ortega empezó a reprimir de verdad”, cita el reporte de la agencia de noticias. 

Según AP, se eliminaría un subsidio estadounidense por valor de millones de dólares cada año y tendría como objetivo presionar a Pellas. Sin embargo, después de que el caudillo sandinista aplastara la revuelta, el magnate se ha mantenido en silencio, incluso después del arresto de varios miembros del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la patronal más grande del país. 

EFE.

Desde finales de mayo de 2021, Ortega y Murillo emprendieron una cacería a unos 47 líderes opositores para limpiar el camino de su reelección y perpetuarse en el poder. A inicios de febrero de este año iniciaron los juicios contra ellos. A todos los procesados se les ha declarado culpable y han sido condenados a más de ocho años de cárcel. Los familiares de los presos políticos han denunciado que los encarcelados sufren torturas. El sábado 12 de febrero falleció uno de ellos, el histórico comandante Hugo Torres, después de que su propia familia constató meses antes que se encontraba bien de salud. 

Entre 2008 y 2018, Pellas fue uno de los más importantes impulsores del modelo político y económico que funcionaba en Nicaragua bajo el nombre de Diálogo y Consenso, pero que consistía en otorgarles ventajas económicas a los grandes empresarios, a cambio de respaldar las decisiones políticas de Ortega, entre ellos su reelección y la destrucción de la institucionalidad y la oposición. 

Entrevistado por AP, Eric Farnsworth, ex negociador comercial de EE. UU. en la Casa Blanca de Bill Clinton y ahora vicepresidente del Consejo de las Américas, dijo que golpear una industria tan intensiva en mano de obra como el azúcar podría generar resentimiento contra Ortega en el campo de Nicaragua, lugar de la sangrienta guerra civil en la década de 1980 entre el ejército sandinista de Ortega y los rebeldes de la Contra respaldados por Estados Unidos.

Farnsworth dijo que expulsar a Nicaragua del Tratado de Libre Comercio es “complicado”. Primero porque es ratificado por siete países (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Estados Unidos) y no tiene mecanismo de expulsión. Por lo tanto se necesitaría que todos los países se retiren y negocien un nuevo acuerdo. 

Otro de los candados en el Cafta es que no tiene las llamadas cláusulas democráticas. Por esa razón, Farnsworth cree que “una alternativa menos complicada” sería que Estados Unidos dejara de importar productos de Nicaragua, con el argumento de que este país se encuentra sancionado.
En la aprobación de la Ley Renacer ya se establecía en sus disposiciones un mandato para que la Casa Blanca revisara la participación de Nicaragua en el Cafta. Sin embargo, varios expertos advierten que la eliminación de este acuerdo importante implicaría una mayor crisis económica en el país.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de Nicaragua, representando un tercio de las importaciones y 60% de las exportaciones totales. En 2020 las exportaciones de Nicaragua hacia Estados Unidos representaron $3,560 millones de dólares. Es el primer lugar en este rubro, seguido por todos los países de Centroamérica que registran $794 millones. La embajada de Nicaragua publicó el pasado nueve de febrero que la generación comercial entre ambos países crea empleos, mejores salarios y crecimiento económico para los nicaragüenses.

Siga leyendo: