“Si tienen un boleto, los dejamos ir”: dictadura destierra a productores musicales de SaXo

Norma Rivera, madre de Salvador Espinoza, habla con DIVERGENTES: No informaron al productor ni a su esposa Xóchitl Tapia que serían expulsados del país. La Policía llegó a la casa de ellos a traer sus pasaportes y las tarjetas de vacunación. Luego, “los llevaron de la cárcel al aeropuerto y nadie los vio”. “Es para callarles la voz a todos los artistas”, dice la mujer. Josué Monroy salió del país por el Guasaule el 14 de abril, confirman fuentes migratorias

músicos

Para liberar a los productores musicales Salvador Espinoza y Xóchitl Tapia, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo les exigió a sus familiares boletos de avión para desterrarlos del país este jueves 21 abril. Ambos estaban arrestados sin ninguna justificación desde el pasado 12 de abril en las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), mejor conocida como “El Chipote”, donde han condenado a más de 40 presos políticos y los mantienen en condiciones de torturas, según han denunciado sus familiares. Las autoridades nunca informaron sobre su paradero durante el tiempo que estuvieron secuestrados. 

Norma Rivera, madre de Salvador Espinoza Rivera, dijo a DIVERGENTES que en “El Chipote” nunca les dijeron por qué los habían arrestado y solo se limitaban a decir que tanto Salvador como Xóchitl “estaban bajo investigación”. Rivera dijo que los productores abordaron un avión que hizo escala en Panamá, desde donde se logró comunicar con él: “estamos bien, estamos bien, mamá, ya llegamos”, le dijo escuetamente Salvador, acompañado de Xóchitl y el hijo de cinco años de ambos. El destino de los tres será revelado por la familia en las próximas horas cuando hayan llegado a salvo. Sin embargo, fuentes de este medio de comunicación aseguran que el destino es Alemania.

“Los llevaron de la cárcel al aeropuerto”, afirmó Rivera. “Nosotros no los vimos, nadie los vio, ni nunca supimos cómo estaban. Nunca nos dijeron si estaban bien o mal”, agregó. El lunes les dejaron ingresar a los familiares de ambos artículos de aseo y pastillas contra el dolor para Xóchitl, ya que ella tiene una lesión en el pie por la que tenía programada una operación para los próximos días. 

Fuentes de la Dirección General de Migración y Extranjería confirmaron a DIVERGENTES que Josué Aleksei Monroy Ortega, vocalista de Monroy & Surmenage, abandonó Nicaragua el 14 de abril. El artista salió del país por el puesto fronterizo del Guasaule con destino a El Salvador. 

Salvador y Xóchitl son propietarios de la productora Saxo Producciones, que fue la organizadora de un concierto el pasado dos de abril en la Alianza Francesa para celebrar el aniversario quince de la banda Monroy & Surmenage. En el concierto participaron más de 40 músicos, muchos de ellos críticos del régimen Ortega-Murillo. Saxo Producciones era una de las pocas productoras independientes que operaban en el país y apoyaba a los artistas emergentes. Salvador Espinoza Rivera es hijo de Salvador Espinoza, subdirector del Teatro Nacional Rubén Darío.

“Estoy agradecida que los expulsaran”

Fuentes de la Dirección General de Migración y Extranjería confirmaron a DIVERGENTES que Josué Aleksei Monroy Ortega, vocalista de Monroy & Surmenage, abandonó Nicaragua el 14 de abril.

Ni Salvador Espinoza ni Xóchitl Tapia tenían doble nacionalidad, como los músicos Leonardo Canales (Costa Rica) y Emilia Arienti (Italia), quienes fueron expulsados a dichos países en medio de esta oleada represiva contra los músicos críticos del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo que inició el pasado 12 de abril en la que también arrestaron al músico Josué Monroy, líder de la banda Monroy & Surmenage. También prohibieron el ingreso a Nicaragua el pasado 19 de abril a Carlos Luis Mejía, integrante del grupo La Cuneta Son Machín e hijo del prolífico cantor Carlos Mejía Godoy, quien se encuentra exiliado desde 2018 por apoyar a las víctimas de la represión. 

Los familiares de los productores dijeron que las autoridades nicaragüenses no informaron a Salvador ni a Xóchitl que serían expulsados del país. La Policía llegó a la casa de ellos a traer sus pasaportes y las tarjetas de vacunación. “Ellos saben que Salvador tiene familiares en el exterior, entonces las autoridades dijeron ‘si tienen un boleto, los dejamos ir’, y yo me sentí agradecida que los expulsaran del país”, dijo Rivera. “A ellos no les preguntaron si se querían ir, nunca”, agregó. 

El régimen Ortega-Murillo ya había amagado con la intención de expulsar a los presos políticos, llamándolos “apátridas”. El pasado ocho de noviembre, dos días después de las elecciones sin competencia en la que el régimen selló su permanencia en el poder por cinco años más, Ortega dijo que a los presos políticos: “Se los deberían llevar a Estados Unidos, no son nicaragüenses, dejaron de serlo. No tienen patria”.

Extraoficialmente se supo que la Policía golpeó a Salvador Espinoza durante el arresto. La madre del productor dijo que cree que el arresto de su hijo fue porque “las bandas de músicas que ellos apoyaban estaban visibilizando lo que pasa en Nicaragua a través de la música, del arte”. Y la intención de esta arremetida del régimen es para “callarles la voz a todos los artistas”.

Siga leyendo: