“Hay que sabernos perdonar”: Sector privado reactiva “diálogos” con la dictadura Ortega-Murillo

En una entrevista sorpresiva con Noticias 12, el presidente del sector privado, César Zamora Hinojos, reveló que tienen acercamientos con el régimen que son mediados por el Banco Centroamericano de Integración Económica. “No podemos vivir permanentemente en confrontación”, dijo Zamora, quien se solidarizó con los directivos privados presos en El Chipote.“Nos duelen, pero estamos apoyando a sus familias”, excusó

César Zamora Hinojos llegó a la presidencia del Cosep menos de 24 horas después que detuvieron al presidente del gremio empresarial, Michael Healy, y el vicepresidente, Álvaro Vargas, arrestados el 21 de octubre de 2021. Archivo.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), César Zamora Hinojos, aseguró este martes en el noticiero Noticias 12 que las cámaras empresariales han reactivado diálogos con autoridades del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo para ir “resolviendo los temas que afectan el quehacer de las empresas en cada una de las cámaras”. Durante su primera entrevista que concede a los medios de comunicación desde que asumió la presidencia del gremio empresarial en octubre del año pasado, Zamora dijo que como Cosep no se han sentado a dialogar, “pero veremos qué decide el consejo directivo sobre ese tema”. 

Zamora señaló que el facilitador en estas conversaciones entre las cámaras empresariales y el régimen es el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), quien en mayo de este año vino a Nicaragua a ofrecer más de $400 millones de dólares al sector privado nicaragüense. “Agradecemos al BCIE que en una situación difícil ponerse en el ruedo”, dijo Zamora en la entrevista. “Tenemos una sociedad sumamente polarizada, y esta polarización tiene que pasar a ser un poco más constructiva para que todos podamos de alguna manera tener un posicionamiento para las soluciones del país”. 

Durante 10 años, el Cosep estableció junto al régimen de Ortega y Murillo el modelo de “diálogo y consenso”, en el que los empresarios hicieron grandes negocios a cambio de su silencio cómplice cuando los sandinistas dilapidaron las instituciones democráticas. Sin embargo, a raíz de la crisis política de 2018 el acuerdo se resquebrajó. Los empresarios perdieron poder de decisión, pues renunciaron a 43 puestos en instituciones estatales y dejaron de incidir en leyes en la Asamblea Nacional, en las cuales fueron consultados en el 40 por ciento de las normas aprobadas en toda la década. No obstante, los grandes beneficios económicos han continuado tres años después en sectores como los bancos, turismo y minerías, entre otros. 

Michael Healy era el presidente de Cosep que fue arrestado por la dictadura y lo mantienen recluido en El Chipote. EFE.

César Zamora Hinojos llegó a la presidencia del Cosep menos de 24 horas después de que se confirmara la detención de quienes eran el presidente del gremio empresarial, Michael Healy, y el vicepresidente, Álvaro Vargas, arrestados el 21 de octubre de 2021, como parte de la cacería del régimen contra más de 40 líderes opositores previo a las elecciones presidenciales. Tanto Healy como Vargas fueron condenados por delitos de “conspiración y menoscabo a la integridad nacional” y sentenciados a 13 y 9 años de cárcel respectivamente. Desde sus arrestos los opositores permanecen bajo tortura en la cárcel El Chipote, según las reiteradas denuncias de sus familiares y organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales. 

Desde que Zamora asumió la presidencia del Cosep, la socióloga Elvira Cuadra consideró que este nombramiento era un intento del régimen por recomponer el modelo político con el que gobernaron hasta 2018, que consistía en una alianza en la que participaban tres fuerzas: el Gobierno de Nicaragua, el Cosep y el Ejército. En instituciones claves como la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI), el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y el Banco Central de Nicaragua (BCN), había siempre algún representante de esta alianza: régimen, sector privado y Ejército (militares retirados en su mayoría).

Sobre los directivos del Cosep que fueron condenados y sentenciados por el régimen, Zamora dijo que “nos duelen, pero estamos apoyando a sus familias y de eso se trata de ser solidarios en estos momentos difíciles”. El presidente del gremio empresarial dijo que “no podemos vivir permanentemente en confrontación y para el tema económico requerimos honestidad y sabernos perdonar y enfrentar el futuro con conocimiento”. 

“El país requiere más pláticas que gritos”

Una mujer observa en el televisor a Daniel Ortega durante un acto público. EFE | Jorge Torres | Archivo.

En la reunión del BCIE en mayo de este año estuvieron por parte del régimen, el ministro de Hacienda, Iván Acosta; el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes y el superintendente de Bancos, Luis Ángel Montenegro. Por parte del sector privado estuvieron presentes 13 representantes de cámaras de comercio, ocho instituciones financieras, la Asociación de Bancos de Nicaragua (Asobanp) y la Cámara de Microfinanzas (Asomif). 

Entre los sectores que pueden acceder a los fondos del BCIE se encuentran tecnología, desarrollo económico, industria, integración centroamericana, generación de empleos, género, medio ambiente, exportación, riego; proyectos en el corredor seco, electromovilidad, generación de energía eléctrica por medio de fuentes renovables, y la construcción, tanto general como de viviendas. Cabe señalar que Zamora es presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN) y este sector fue uno en los que el BCIE se mostró interesado para invertir.

“Consensos para temas económicos”

César Zamora ha sido un empresario cercano al régimen Ortega-Murillo. Archivo.

Zamora reiteró en la entrevista que no se puede desaprovechar esta oportunidad que está otorgando el BCIE “de ver qué es lo que nos está chimando, y plantearlo con honestidad, para que al final la productividad del país mejore, para que todos los nicaragüenses seamos parte de la solución, y buscar mecanismos de diálogo y entendimiento”. Para Zamora a estas alturas “el país requiere más pláticas que gritos”. En este sentido insistió que “todo mundo tiene que hacer su esfuerzo para tender puentes de comunicación, de entendimiento y puentes de generosidad porque el país lo requiere”. 

Según Zamora, entre los temas que esperan resolver las cámaras con autoridades del régimen está la masiva migración de nicaragüenses de los últimos meses, porque “por lo general se va la gente más valiosa y eso es un enorme reto para la economía y mano de obra del país”. Agregó que estos son “temas que tenemos que abordar y actuar con responsabilidad, sin politizar los temas, sino que dándoles una salida de consenso para los temas económicos”. 

Zamora dijo que se trata de que “nos vayamos poniendo de acuerdo en los temas que son importantes para el país y poder sentirnos un poquito más aliviados por los dolores que todos tenemos”. Finalmente, lanzó una promesa: “Si nos dejan trabajar, nosotros vamos hacer nuestro trabajo, y el compromiso de seguir invirtiendo en el país”.