Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

OEA desconoce votaciones de Ortega: Inician ruta para aplicar Carta Democrática

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) propinó un duro revés al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, al declarar que las elecciones que se realizaron en Nicaragua el pasado siete de noviembre “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”. Además, instruyó a que el Consejo Permanente de dicho organismo realice una evaluación a entregarse a finales de este mes para que tome acciones con base a la Carta Democrática Interamericana. 

La votación fue de 25 votos a favor de la resolución, que fue impulsada por la delegación de Canadá y apoyada por Antigua y Barbuda, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela y Uruguay. El único voto en contra de la resolución fue el del régimen de Ortega y Murillo, mientras que siete países se abstuvieron, entre ellos, México y Honduras. 

En el documento, la OEA concluye que, con base a los principios establecidos en la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, “las instituciones democráticas en Nicaragua han sido seriamente socavadas por el Gobierno”. A su vez, deplora las iniciativas diplomáticas y técnicas emprendidas desde el 5 de junio de 2018, “para promover la democracia representativa y la protección de los derechos humanos en Nicaragua no han tenido éxito por haber sido ignoradas o rechazadas rotundamente por el Gobierno de Nicaragua”. 

Por su parte, Luis Almagro, secretario general de la OEA, reiteró que la aplicación de la Carta Democrática sería el próximo paso a dar. “El tema de la crisis política en Nicaragua está en la agenda de la organización”, dijo Almagro durante una conferencia previa a la instalación de la 51 Asamblea General en Guatemala. 

En círculos diplomáticos hay mucha presión para suspender a Nicaragua del Organismo, aunque se espera que en estos quince días de plazo se resuelvan las diferencias. La opinión sobre la suspensión está dividida, entre quienes no lo ven posible y los que aseguran «que existen los votos» necesarios.

El organismo hizo un llamado al régimen Ortega-Murillo para la liberación de todos los presos políticos, entre ellos aspirantes a la presidencia, “la restitución de sus derechos democráticos, y el fin inmediato de la detención y hostigamiento de los medios de comunicación independientes y miembros de la sociedad civil”. 

Canadá: “No se debe eliminar opciones de la mesa”

El representante permanente alterno del régimen sandinista en la OEA, Michael Campbell Hooker, calificó la resolución como “otro ataque contra Nicaragua” que “quedará registrado en la historia como una de las peores agresiones en contra de la democracia”. Para Campbell, los ciudadanos nicaragüenses votaron de forma “soberana” el pasado domingo, mientras que organismos independientes calcularon más del 80% de abstención, hubo capturas de opositores previo a las elecciones y amenazas a empleados públicos para que votaran por la pareja presidencial. 

Hasta este momento, se calcula que hay más de 150 presos políticos, entre ellos al menos 39 capturados en este periodo electoral, en los que figuran siete aspirantes presidenciales.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Pablo Tettamanti, dijo que su país cree que “la mejor forma de superar nuestras diferencias ha sido y seguirá siendo el diálogo. Nunca las sanciones o los bloqueos, que en nuestro hemisferio sólo han llevado a resultados negativos”. 

Mientras que el embajador de Canadá, Hugh Adsett, expresó que los miembros de la OEA tienen el deber de defender los valores y principios de la Carta Democrática Interamericana. “No se deben eliminar ninguna de las opciones de la mesa o de la deliberación hasta que no se llegue una conclusión”, agregó Adsett. 

Esta resolución de la OEA se une al rechazo de más de 40 países que han desconocido las votaciones de Nicaragua, mientras el gobierno de Estados Unidos aprobó la Ley Renacer, una normativa que puede tener impactos significativos en la economía nicaragüense, pues el país norteamericano es su mayor socio comercial.

En ese mismo sentido, el representante de Estados Unidos, Bradley Freden, dijo que las acciones de Nicaragua van en contra de la Carta  Democrática Interamericana. “Los estados miembros deben de mantener la presión para que el régimen cambie su curso”, dijo Freden. “Daniel Ortega y Rosario Murillo van en contra, absolutamente, de lo que defiende esta organización: la democracia, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo”, enfatizó. “Su acciones deben de tener consecuencias”. 

Freden dijo que “no hay soluciones fáciles y debemos tomar las decisiones por complicadas que sean, para respetar ese compromiso que firmaron los estados miembros hace 20 años”. 

Rodolfo Solano, delegado de Costa Rica, dijo que la OEA es el espacio para buscar consenso y soluciones comunes. “Desde este espacio seguiremos utilizando todas las herramientas diplomáticas para que Nicaragua retome el camino del restablecimiento de la democracia”. 

El embajador de Ecuador en la OEA, Carlos Alberto Játiva, instó al régimen de Nicaragua a realizar nuevas elecciones, que sean libres y transparentes y con supervisión internacional. “No descartamos la aplicación de medidas previstas en los instrumentos de la OEA, y confiamos que las autoridades de Nicaragua sabrán apreciar este gesto de la comunidad hemisférica y deponer sus actitudes”, agregó Játiva. 

Siga leyendo:

Ir Arriba