Dictadura cierra tramos en el mercado Huembes por vender símbolos de la rebelión de abril

Personeros de Commema, el brazo del Frente Sandinista en los mercados de Managua, cerraron tres negocios de artesanías del Roberto Huembes, porque tenían mercancía con símbolos alusivos a la rebelión de abril de 2018. El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha intentado borrar en estos cuatro años el recuerdo de las protestas que cambiaron el panorama político del país. “Venderlo es delito”, amenazaron a los comerciantes

Uno de los tramos cerrados por Commema en el mercado Roberto Huembes, en Managua. Divergentes.

Unos llaveros con la imagen de Lesther Alemán, el universitario condenado por retar a Daniel Ortega y Rosario Murillo, fue el motivo para que cerraran un puesto de artesanías en el mercado Roberto Huembes, de Managua. Desde el fin de semana pasado, las autoridades de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) han cerrado tres negocios por tener llaveros, broches y camisetas con imágenes o símbolos alusivos a la rebelión de abril de 2018. 

Desde la semana pasada, entre el 6 y 10 de junio, una encargada de Commema, el ente que regula los mercados de la capital y que maneja el Frente Sandinista, llegó a supervisar los puestos de artesanías. Días después regresó con vigilantes y otras autoridades del mercado con un documento que le entregaron a los dueños de los tramos, donde les notificaron que sus lugares de trabajo quedaban cerrados por 10 días y les impusieron una multa de 5,000 córdobas ($140 dólares) que debían entregar al día siguiente. 

Fuentes que trabajan en el sector confiaron a DIVERGENTES que los trabajadores de Commema les dijeron a los comerciantes que vender esa mercancía era delito, pero no detallaron a cuál se referían. Este medio de comunicación buscó la versión de los afectados, pero ninguno quiso hablar. Según las fuentes, los dueños de los negocios fueron amenazados para que no hablaran con periodistas para denunciar esta arbitrariedad. “Les dijeron que les iban a cerrar el tramo por completo si hablaban sobre esto”, dijo una de las fuentes. 

Actualmente los tres tramos se encuentran cerrados. Las autoridades de Commema pusieron sus propios candados para que los dueños no sacaran ningún producto. El resto de comerciantes tienen incertidumbre y nadie se atreve a denunciar públicamente por miedo a que tomen represalias contra ellos. Muchos han retirado mercancía que consideran puede ofender a Commema, o específicamente, a Ortega y Murillo. 

Borrar abril de la memoria

Lo único que está permitido vender en el Huembes son símbolos alusivos al partido de gobierno. Divergentes.

Además de los llaveros con la imagen del preso político Lesther Alemán, los productos que causaron resquemor en los enviados del Frente Sandinista fueron camisetas con frases de la rebelión: “Viva Nicaragua libre”, “Que se rinda tu madre”; recordatorios sobre Alvarito Conrado, estudiante de 15 años asesinado en las protestas, y muñequitos con la bandera de Nicaragua, que se vendían desde antes de 2018. Incluso, algunos comerciantes fueron cuestionados de por qué sólo tenían broches de la bandera de Nicaragua y no tenían ninguno de la bandera rojinegra del Frente Sandinista. 

El área de artesanía del mercado Roberto Huembes es uno de los lugares que visitan los turistas para llevarse recuerdos del país, o nacionales para mandar a familiares o amigos en el extranjero. Antes de la crisis de 2018, era un lugar que mostraba el auge del turismo que generaba Nicaragua. Ahora, se puede ver que varios puestos han cerrado por el declive de la economía causado por la crisis política y la pandemia. La mercancía que provocó el cierre de los negocios está estancada desde hace casi dos años, cuando todavía se podía vender y comprar de forma libre, según los comerciantes. 

Durante estos cuatro años, el régimen Ortega-Murillo ha intentado borrar todo lo que simbolice o recuerde la rebelión de 2018, que cambió el panorama político del país. La dictadura suele detener o acosar a opositores en fechas icónicas o durante actos conmemorativos de las víctimas de las masacre. 

Previo a las elecciones de 2021, Berenice Quezada, una reina de belleza que se inscribió como candidata a vicepresidenta, fue inhibida por decir “las condiciones (electorales) las pone el pueblo saliendo a votar, saliendo a las calles como lo hicimos en 2018, como lo hicimos en abril”. Quezada fue señalada de cometer apología del delito de terrorismo o incitación al odio con solo decir esas palabras.

Este año declararon feriado nacional el 30 de mayo, Día de las Madres, una fecha en la que se conmemora a las víctimas de una de las peores masacres de todas las protestas de 2018. Diecinueve personas fueron asesinadas por la violencia gubernamental, que enlutó lo que era la marcha más grande que han presenciado los nicaragüenses en su historia reciente. 

Politólogos consultados sobre esta “alergia” a todo lo que simbolice abril de 2018 lo explican porque estas protestas “pusieron en relieve el derrocamiento absoluto de la dictadura, el entramado inconstitucional y el potencial juzgamiento de Daniel Ortega y una serie de actores que han cometido crímenes de lesa humanidad”.